Análisis | Angry Birds Trilogy Definición de usura

Share Button

Mucho se ha dicho de Rovio desde que pegaron el pelotazo con el celebérrimo Angry Birds en móviles. Que si son «dignos sucesores del rey Midas», que si son «la nueva Disney», y demás tipo de exageraciones tan poco acertadas como gilipollescas. Con el exitazo de ventas que supuso el primero de los jueguicos de esta saga (porque sí, han creado una saga a partir de un concepto tan simple), era inevitable ver versiones en todo tipo de plataformas. Entre ellas está este Angry Birds Trilogy, que es un pack en el que se incluyen los tres primeros juegos: Angry BirdsAngry Birds Seasons y Angry Birds Rio.

¿Y a quién escogió, o por quién fue escogida la muchachada de Rovio para que su jueguico fuese distribuido en plataformas de juego al uso? Nada más y nada menos que Activision. HECATOMBE. ¿Creéis que exagero? ¿Entonces, cómo llamaríais…? Perdón, corrijo. ¿Cómo cojones llamaríais a alguien a quien cobra un producto a un precio mucho más alto de lo que realmente cuesta? Exacto: usurero. Pues bien, teniendo en cuenta que cada uno de los juegos por separado no llega al euro en la App Store, y que este pack en formato físico cuesta la friolera de entre 30 y 40 euros… saquen sus propias conclusiones.

Y este es, amigos, el principal problema de este recopilatorio para consolas. Que es una clavada de las gordas. Es como si Pau Gasol les metiese el puño por la uretra. El enésimo ejercicio de usura de Activision. Al ritmo al que van, no sé cómo coño no han cambiado ya su logotipo por una estrella de David. Total…

Pero ojo, porque el exageradísimo precio no es el único problema que acarrea este juego. Otro, que es casi igual de evidente, es que se trata de un juego para móviles. Y dado que este tipo de videojuegos están pensados para jugar un rato mientras vamos en autobús o hacemos cola en el cine, Trilogy sobra en consolas de sobremesa. En Nintendo 3DS aún tiene un pase, pero en PS3, 360, Wii y Wii U… no. Han incluido chorraditas nuevas como control de movimiento, aunque la experiencia de juego va a seguir siendo la misma. O peor, incluso.

No sé vosotros, pero yo nunca le he visto la gracia a este tipo de videojuegos, más allá de jugar cinco minutos por probarlo para dejarlo aparcado definitivamente. Su simpleza y su nivel de monotonía son abrumadores. Mirad que intento jugar más del tiempo que acabo de decir, pero me resulta genéticamente imposible. Es algo llamado «sentido común».

Así pues, si veis esto en alguna tienda, alejaos de él como de Mario Vaquerizo. No merece la pena ni de puta coña. Si os lo regalan, bueno. Al menos tendréis un bonito posavasos, y os podréis reir del incauto que haya desembolsado su dinero en semejante timo. ¿Cómo, que por qué hago el análisis si no lo tengo? Sí que lo tengo, en formato descargable gracias a que lo pusieron gratis en el bazar ruso de Xbox Live durante un tiempo limitado. Y como buen españolito que soy, como era DE GRATIS… no pude resistirme. Miradlo por el lado bueno: todos ganamos. Yo hago esta reseña, y vosotros habéis aprendido con ella que debeis huir en cuanto veais este videojuego.

Valoración:

Share Button
571 Lecturas totales 2 Lecturas hoy
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentarios

comentarios