Análisis | Mario Golf Rol portátil de largo alcance

Share Button

Mario Golf es un juegaco atemporal. Parido por las maravillosas mentes que hay en Camelot Software Planning (Golden Sun, creo que eso dice todo) y forjado con mucho mimo, es uno de los títulos de Game Boy Color que más horas de diversión y risas me ha dado.

Y es que yo nunca he sido muy de títulos deportivos, y mucho menos de un deporte tan raruno como el golf. Pero es que la sabia mezcla que hacen las buenas gentes del reino del Rey Arturo de este noble deporte y de los JRPG más excéntricos convierten a este Mario Golf en una jodida maravilla que debes jugar sí o sí por muy rara que te parezca la mezcla de géneros. Imagina ser Ballesteros. Y no, no me refiero al de El Píxel Ilustre, sino a Severiano.

El argumento del juego es sencillo y pokémonesco: encarnamos al clásico personajillo anónimo -cuya apariencia podemos seleccionar de entre cuatro avatares predefinidos- y hala, al turrón. Debemos ir por ahí viendo mundo y desfaciendo entuertos, para eventualmente proclamarnos dioses del golf.

El aspecto visual de Mario Golf es sumamente colorido. Las diferentes zonas de las que se componen los campos de golf como los búnkeres, el agua o el green están bien representadas y diferenciadas entre sí. El diseño de escenarios por los que podemos movernos es notable. La apariencia de los personajes, y sus animaciones no están nada, pero que nada mal para GBC. Hay más de una decena disponible, y las animaciones dependiendo de nuestro resultado en un hoyo (bogey, birdie, etcétera) son de lo más variopintas e hilarantes.

El apartado sonoro llevaba al límite el hardware de Color. Las composiciones que sonaban durante los partidos y distintas pachanguillas entre amigotes del universio Mario son de lo mejorcito que recuerdo en esta plataforma. Por poner un ejemplo, el tema de Gene Yuss es precisamente eso, una genialidad.

No sé cómo andaréis de conocimientos de golf. Yo desde luego que todo lo que aprendí sobre este curioso deporte es gracias a este videojuego, así que os haré un resumen para tontacos; ya que Mario Golf respeta dentro de lo que cabe las reglas y normas del deporte en el que está basado. Por cada hoyo, tenemos X número de golpes, que es un indicativo de los golpes en los que deberíamos ser capaces de colar la pelota en el agujero. A este número se le denomina par. Un campeonato o torneo se compone de dieciocho hoyos de par variable de entre tres y cinco.

Al final de cada hoyo, subimos o bajamos puestos en el ránking del torneo, teniendo en cuenta nuestra puntuación. Al hacer golpes bajo par, nuestra puntuación disminuye, siendo esto una señal positiva (por ejemplo, terminar un torneo con diez golpes bajo par en total es un muy buen resultado), y viceversa. En el modo historia vamos retando progresivamente a distintos rivales de clubes de golf, e incluso a los líderes de dichos clubes, que hacen de una especie de jefes finales. Los toquecillos RPG, vienen a la hora de usar la experiencia ganada en torneos y partidas varias para mejorar sus atributos base, tales como el drive o distancia de lanzamiento, o la estabilidad/precisión del tiro.

Que no os engañe tanta jerga extraña; la jugabilidad es sencilla. Para tirar, hemos de pulsar el botón A en el momento exacto en el que nos muestra un indicador en pantalla que oscila cual maruja en mitad de las rebajas de enero del Corte Inglés. También se tienen en cuenta en el juego las pendientes del terreno (señalizadas mediante flechas en el green), y la dirección y fuerza del viento, por lo que deberemos reajustar nuestro tiro en función a estos parámetros.

Tenemos la opción de guardar la repetición de nuestras mejores jugadas en el cartucho (tenemos hasta un límite de tres), tres huecos para crear nuestro personaje, un completísimo tutorial (aunque en inglés, eso sí, como el resto del juego), amén de una biblioteca con multitud de términos del argot del golf. Si tenemos un colega con otra GBC y otro cartucho, podemos retarle en un uno contra uno.

La curva de dificultad está muy bien ajustada. Para cuando nos hayamos dado cuenta, ya seremos unos auténticos profesionales en este juego. Además, es un juego bastante rejugable, ya que una vez derrotado un «jefe», podemos volver a retarle siempre que queramos para obtener experiencia adicional, o volver a completar un torneo, amén de participar en los diversos minijuegos que hay durante la aventura, a modo de misiones secundarias.

En definitiva: un videojuego bastante recomendable para todo tipo de jugadores. Divertido, largo -sus quince horas buenas tiene- y rejugable; por no hablar de que nos deja usar a algunos personajes del universo Mario como al propio fontanero italiano, a su hermano, o al mastuerzo de Wario, personaje que se convirtió en mi main una vez lo desbloqueé. Verlo bailar ballet a modo de recochineo para sus adversarios al hacer un birdie no tiene precio.

 

Valoración:

Share Button
703 Lecturas totales 1 Lecturas hoy
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentarios

comentarios