Análisis | Scramble Spirits Aviación ochobitesca

Share Button

Si habéis tenido infancia, y consola de cartuchos, supongo que vosotros también habréis sido partícipes de aquella curiosa vorágine de intercambio de juegos entre colegas. Ya sabéis a lo que me refiero, ¡si incluso a la hora de los regalos de cumpleaños y reyes nos poníamos de acuerdo sobre qué juegos nos íbamos a comprar cada uno, para procurar no repetir compra y con los préstamos pudiésemos jugar a cuantos más jueguicos, mejor!

De Scramble Spirits podría decirse que entiendo algo, por las horillas que le dediqué cuando era un niño-rata pobre que no tenía otra cosa a la que jugar. Sé que es un SHMUP, sé que es la hostia de divertido con un amigo, y sé que era dificilillo. Lo que nunca llegué a saber es de quién era el cartucho en cuestión y qué ha sido de él. Probablemente lo perdiese en una de mis infames mudanzas. Y es una verdadera lástima.

No esperéis gran cosa a nivel argumental, teniendo en cuenta dos factores clave: la época en la que fue lanzado este título, y el género al que pertenece. Vamos, que es un «yo contra el mundo» de toda la vida, en los que vamos recolectando power-ups y acabando con jefazos cada vez más gordos hasta acabar salvando el país, el mundo, el universo, o lo que se tercie.

A nivel gráfico, este Espíritus Revueltos no es que fuese ninguna maravilla. Los escenarios poseen el colorido típico de cualquier juego de la época, aunque en determinadas secciones los fondos monocromos llegan a ser sobrios en demasía, e incluso feos. Aunque claro, esto tiene excusa. Sólo pasa a la hora de enfrentarnos con algún jefe final, y nos conviene ver bien los proyectiles que nos lanzan, sin nada que nos haga ver dichos ataques con claridad. Vamos, que es por motivos de gameplay, ergo se le perdona.

Todo lo que hay en pantalla va fluidillo incluso aunque nos aparezcan múltiples enemigos con sus correspondientes proyectiles, a los que hay que sumarle los nuestros y los de nuestro colega en caso de jugar con alguien. Cumple más que de sobra. Como es normal en el género, al margen de los enemigos comunes que nos salen al paso, también tenemos los típicos jefazos gordos ocupa-pantallas cuyo diseño y tamaño es cuanto menos, acongojante.

Teniendo en cuenta el primigenio hardware de sonido de MS —que fue explotado con mayor acierto en otros títulos de Sega— la banda sonora de este juego se limita a «BEEP BEEP BOOP BEEP BEEP» y demás soniditos ochobitescos que a cualquiera que haya nacido después de 1995 pueden parecerle un castigo mental, pero los que hemos crecido con esto le vemos la gracia y todo.

A nivel jugable estamos ante un calco de 1942, de Capcom. Y como tal, se somete a todas las convenciones típicas del género. La gracia y el principal aliciente que tiene Scramble Spirits en Master System es el hecho de que fue de los primeros SHMUPs en consola en soportar dos jugadores simultáneos. Vamos, que podías tener la misma experiencia de juego que en el salón recreativo o bar de turno, pero desde la comodidad del salón de tu casa.

Los niveles siguen el esquema típico, tenemos que ir superando oleadas de enemigos menores hasta llegar al jefazo del nivel, petarle el cacas, y así hasta que finiquitemos el juego. Por el camino tenemos varios potenciadores que harán nuestra vida un poquitín más fácil, como avioncitos de ayuda que van escoltando al nuestro y disparan cuando nosotros hacemos lo propio, disparos más potentes y que cambian tanto el daño que hacemos como la forma de nuestros proyectiles, etcétera.

En apenas media horilla o tres cuartos de hora nos habremos finiquitado este jueguín. Como es lógico, si jugamos con un amigo, nos durará menos al ser dos los que disparan, con la consiguiente reducción de dificultad.

Scramble Spirits no posee ningún momento memorable, pero para nada es un mal juego; todo lo contrario. Quizá lo tengo en un pedestal porque fue el primero de su género que tuve el placer de jugar, sumado a que a su vez fue uno de los primeros jueguicos a los que jugué. Ay, la puta nostalgia, que nos ciega…

Valoración:

Share Button
611 Lecturas totales 2 Lecturas hoy
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentarios

comentarios